jueves, 28 de abril de 2016

El Cordillerano y las Carretas.

Cuando nos lanzamos a recorrer la Patagonia los kilómetros se anudan uno tras otro, las rectas se pierden en el infinito.....cada tanto, miramos el nivel de combustible calculando la autonomía; por momentos aparece la señal del celular y finalmente, luego de largas horas en la ruta, llegamos al destino....creyéndonos "exploradores" concretando una hazaña...

Fecha: Febrero 2016.
Lugar: Estancia La Oriental - PN Francisco P. Moreno.
Vehículo: Bombón DC SR 11.

En nuestra última visita a La Oriental, caminado por los alrededores del casco de la Estancia, reparamos en un viejo Colectivo abandonado junto a unos corrales ; nos llamó la atención los colores celeste y blanco de su carrocería y......... al acercarnos, vimos pintado (en las puertas de acceso de los pasajeros), las palabras: El Cordillerano.....

Le preguntamos a Eduardo (propietario de la Estancia), cual era la historia de ese singular medio de transporte......El, minimizando la cuestión, nos dijo que su Papá y un Tío en 1960 lo manejaban entre Puerto San Julián y la localidad de Lago Posadas. Dada la humildad de nuestro anfitrión, no tuvimos mas remedio que investigar.........

Merodeando por los alrededores....lo vimos, Viejito pero de pié.


"El Cordillerano", mecánica Studebaker.

 De resultas de la investigación, reparamos con este artículo periodístico que nos cuenta la historia:...


"..............Este transporte, inaugurado en 1944 por Rogelio Alvarez y Enrique Tolcachiert, realizaba el transporte de pasajeros y carga entre Puerto San Julián y Lago Posadas, pasando por Gobernador Gregores............"

"............. En el año 1960 fue adquirido por la familia Lada al Sr. Marcelo Schupbach y comenzó a funcionar con una frecuencia semanal.
El vehículo usado era un Studebaker naftero carrozado, con capacidad para 20 pasajeros y realizaba el recorrido San Julián-Lago Posadas, cubriendo una distancia aproximada de 1000 Km. ida y vuelta............."




"..............En ese entonces Lago Posadas contaba con unas pocas casas, la Sala de Primeros Auxilios, la Comisaría, el casco de la estancia Lago Posadas (propiedad de González Pedroso) y la Escuela-Hogar. En esta última trabajaban alrededor de 20 personas entre maestras (provenientes de Catamarca, Córdoba y Misiones, atraídas por los buenos sueldos) y el personal de maestranza. Esto, sumado a los familiares de los pobladores, originó un movimiento importante de pasajeros............."
"..............Entre sus funciones, este colectivo también servía para atender los buzones de las estancias que se encontraban en la vera del camino, dejando o levantando correspondencia o paquetes. Asimismo cumplía con el correo entre San Julián y Lago Posadas, comprendiendo además a Gobernador Gregores, Tamel Aike y Bajo Caracoles.............."



"..............En el año 1963 se registró una de las mayores nevadas que se recuerdan, con una gran mortandad de animales. Se decidió entonces continuar el servicio con un avión Cessna 180, que aterrizaba en los pueblos (pudiendo llevar hasta 3 pasajeros), o bien dejaba caer los paquetes y cartas en las estancias correspondientes. El precio del pasaje era el mismo que el del colectivo.........."

"..............En 1965 adquieren una nueva unidad: un Ford 350 carrozado, con capacidad para 14 pasajeros, que podía usarse en caminos con barro o nieve................."

Esta historia (contada por el artículo periodístico) nos ubicó en esos tiempos, valorando el esfuerzo de unir destinos tan distantes a través de la estepa, por "caminos" que años atrás fueron abiertos por los pioneros abordo de "otras cuatro ruedas", Las Carretas.......

Transitaban tiradas por Caballos o Mulas, con su preciosa carga: la Lana, hacia los puertos de la costa patagónica......


Nos impresionó el diámetro de las Ruedas Traseras, de 2 metros seguro......


Tardarían varios días???...........o tal vez, semanas???


Cuantas historias de vida y sacrificio hay en esta imagen.....


No debió ser fácil; de reojo....miramos a Bombón......y nos alegramos por caminar juntos.

Hasta pronto, viajeros de Latitudes.